Aumento de senos en Bogotá

La mamoplastia de aumento o aumento de senos es una cirugía que está diseñada para aumentar el volumen de los senos en aquellos que por pérdida de peso o tras embarazos han perdido su aspecto previo, o por fines estéticos. Técnicamente aumenta el volumen pero no está diseñada para elevarlos o cambiar su forma o posición y esto debe ser muy claro al discutirlo con el cirujano para evitar falsas expectativas y falta de satisfacción con la cirugía.

Procedimientos como la mamoplastia de aumento son de los más practicados por el doctor Carlos Rivera por brindarle a las mujeres la posibilidad de aumentar el volumen de sus senos de manera natural, con un aspecto estéticamente bello y bajo los protocolos de manejo y los altos estándares de calidad que este profesional, certificado por la Sociedad Colombiana de Cirugía Plástica les brinda.

De acuerdo con investigaciones, la cirugía de aumento de senos o mamoplastia es una de las más practicadas a nivel mundial por ser un procedimiento de corta duración, con una rápida recuperación y resultados ideales, siempre y cuando sea realizada por un profesional idóneo certificado y con experiencia en el campo de la Cirugía Plástica como el doctor Carlos Rivera, quien con una experiencia de cerca de 20 años se ha dedicado a perfeccionar sus técnicas, con el fin de satisfacer las necesidades de sus pacientes a través de la cirugía de senos y otros procedimientos en Cirugía Plástica.

Fotos Antes y Después

Para ver los casos clínicos o
las fotos de antes y despúes de otros pacientes
de clic en el botón.

La mamoplastia de aumento está indicada para mujeres mayores de 18 años, que se sientan insatisfechas con el volumen de sus senos, ya sea por escaso volumen de constitución o por pérdida de volumen tras disminuciones de peso corporal o como consecuencia de embarazos y lactancia.

Se trata de un procedimiento quirúrgico en el cual se colocan implantes de silicona para aumentar el tamaño de los senos aportando una forma y aspecto agradables. Esta cirugía consigue un volumen armonioso y natural, siempre y cuando sea realizada por un profesional idóneo con experiencia como el doctor Carlos Rivera.

La paciente interesada en la cirugía de senos tendrá distintas fases desde el momento en que llega al consultorio. Como primera instancia, durante la valoración el doctor Rivera le dará toda la información para que tenga claridad de lo que puede conseguir con la cirugía: los beneficios, la calidad de los implantes, la marca, el modelo y el tamaño adecuado que debe elegir y a su vez, pueda aclarar todas sus dudas.

Por otro lado, el doctor Rivera conocerá las expectativas de la paciente y la orientará a tomar la mejor decisión sobre el volumen a implantar, teniendo en cuenta aspectos esenciales como la contextura de la paciente: tamaño de la espalda, tórax y glándula mamaria, aspectos importantes para realizar la cirugía de senos.

La paciente recibirá en su entrevista una extensa explicación de los diferentes tipos de implantes, formas y asesoría para elegir el más adecuado para su caso personal.

Este procedimiento puede practicarse por diversas vías de abordaje, como lo son: La vía periareolar, la vía submamaria y la vía axilar, dependiendo de cada caso en particular y condiciones del paciente el cirujano plástico escogerá la mejor técnica para su cirugía, pero éste debe estar capacitado para realizar una u otra técnica, y realmente no hay una técnica mejor que la otra, todo depende de las especificaciones del paciente como el tamaño de la areola, de la posición de la glándula y de la cantidad de glándula y tejido mamario que tenga.

Normalmente el doctor Carlos Rivera realiza una incisión por el borde inferior de la areola a través de la cual se hace un bolsillo, ya sea debajo de la glándula (subglandular) o del músculo (submuscular), donde se colocara el implante elegido, después de estar seguro de la posición de éste se pasa a realizar la sutura con material absorbible que no requiere de su posterior retiro.

Las cicatrices de éste procedimiento no se notan, son casi imperceptibles ya que son realizadas en el borde inferior de la areola, en general son cicatrices satisfactorias.

La percepción de dolor varía mucho de acuerdo a la paciente, pero no es dolor sino una sensación de incomodidad o peso, pero no hay dolor fuerte ni incapacitante.

La cirugía de aumento de senos, es un procedimiento ambulatorio que tiene una duración de aproximadamente 45 minutos a 1 hora.

El procedimiento, debido a su breve duración, es usualmente llevado a cabo bajo anestesia general, normalmente endovenosa, lo cual permite un excelente proceso de anestesia y recuperación.

Por ser un procedimiento ambulatorio no requiere de hospitalización. La paciente deberá estar 1 hora en recuperación y luego tendrá salida a casa.

La mamoplastia de aumento es una cirugía que tiene una incapacidad muy corta, entre 3 a 5 días la paciente podrá volver a retomar sus actividades laborales y familiares ya que no genera un dolor sino una sensación de peso que es muy manejable y permite reincorporarse rápidamente a sus labores cotidianas.

Inmediatamente terminado el procedimiento se empezará a utilizar un soporte mamario especialmente diseñado para la cirugía y deberá utilizarlo en forma permanente durante el primer mes, día y noche y recomendamos seguir usándolo en forma permanente para dormir durante un par de meses.

Como regla general es importante tener en cuenta que no es recomendable realizar ningún tipo de ejercicio físico moderado o intenso en los siguientes 15-20 días tras la cirugía, que es cuando se retiran los puntos.

Si al mes de la cirugía la herida ya está cicatrizada, la mama ya no duele y la inflamación ha disminuido, se puede iniciar de forma gradual la práctica de deporte físico. Habitualmente a los 45-60 días ya se puede hacer vida normal y eso incluye coger pesos, correr, aeróbicos, natación o cualquier otro deporte. También se debe tener en cuenta que si son deportes al aire libre la paciente debe evitar tomar sol o exponerse por un tiempo aproximado de 2 a 3 meses del postoperatorio.

Además es indispensable asistir puntualmente a los controles posquirúrgicos con el cirujano y tomar los medicamentos según la prescripción médica.

Para los pacientes extranjeros el cirujano debe hacer recomendaciones en el tiempo de recuperación que conllevan a estadía dentro de la ciudad puesto que por seguridad del paciente se pide que éste debe estar mínimo 3 días antes de la fecha programada para su cirugía con el fin de tomar medidas de profilaxis o preventivas con el cirujano plástico y el anestesiólogo ya que el  protocolo de seguridad indica que si el paciente viene de un viaje de 6 o más horas, debe esperar 72 horas para  operarse ya que permanecer mucho tiempo quieto en el avión, afecta la circulación,  y el riesgo de tromboembolismo en la operación es mayor. Esa simple medida preventiva disminuye en gran cantidad el número de complicaciones.  Esta prevención es aconsejable para quienes vienen de Europa, Costa Oeste de Estados Unidos, Nueva York, Canadá,  Argentina o  Chile, quienes proceden de Miami, la espera baja a 48 horas.

Una vez de operados el ideal es que el paciente no viaje antes de los 10 días según las características del vuelo y comorbilidades del paciente para evitar la formación de trombos. Sin embargo, los tiempos de cicatrización y recuperación son diferentes en cada una de los pacientes, y cada uno de los casos se debe individualizar, de acuerdo a las indicaciones del cirujano plástico.

Es importante que el cirujano plástico expida un documento de certificación médica que exigirá la aeronáutica a los viajeros. El certificado debe ser expedido como máximo 10 días antes de la fecha del viaje.

Cuando se hayan realizado varias cirugías estéticas al mismo tiempo, se aplaza el vuelo hasta los 14 días después de la cirugía.

CONSULTAS

Te Llamamos GRATIS

Ingresa tus datos y te devolvemos la llamada